000
Domingo 05.12.2021  20:40
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Cambio Clim������tico e Inundaciones
Argentina | Neuquén | 17-09-2021

Traducir a :   Traducir
¿Podrá la región evitar el desastre ambiental?   
La crisis climática es un hecho, pero la pregunta es si estamos preparados para enfrentarla y si hay una estrategia clara para desarrollar en este sentido. Desde la firma neuquina NOVA SA explican el rol clave de las consultoras en cuanto a la reglamentación y fiscalización de proyectos que aborden preventivamente esta problemática ambiental.
Diario Río Negro ( Argentina )
¿Podrá la región evitar el desastre ambiental? Con más de diez años de trayectoria, una empresa neuquina apuesta a la tecnología y la captación de recursos humanos especializados para consolidarse como referente en medio ambiente en la región. RÍO NEGRO dialogó con Martín Arabarco y María Eugenia Vizan, Presidente y Directora Técnica de NOVA SA, sobre el panorama local vinculado a la gestión del riesgo ambiental y los recursos naturales: el rol de las consultoras locales, las dificultades de inserción y las oportunidades que ofrecen frente a la demanda de enfoques sustentables por parte de líneas de financiamiento para el desarrollo.

P: En el último mes se declaró la emergencia hídrica en Norpatagonia, lo que motivó un incipiente conflicto con el sector energético ¿Son indicios del cambio climático o son eventos fortuitos?

R: Las dudas respecto a las tendencias climáticas ya prácticamente no tienen lugar. En el oeste las precipitaciones se han reducido en las últimas décadas y en la región de la confluencia se repiten los eventos de lluvias que llamamos extraordinarias. Pero las percepciones que podamos tener de forma personal no dejan de ser anecdóticas. Lo cierto es que esta tendencia es subrayada por el trabajo de los científicos locales y nacionales en colaboración con grupos de todo el mundo. Y de hecho en nuestra región sus predicciones lamentablemente empiezan a ser evidentes. Han dejado de ser panoramas hipotéticos, para formar parte de la realidad cotidiana. Es importante esta distinción porque las estrategias para afrontar cada situación deben ser diferentes.


La crisis hídrica ya se hace sentir en los cursos de agua de la región.
P: ¿Cuáles son las diferencias?

R: Una cosa es esperar a que llegue el problema e improvisar soluciones sobre la marcha y otra es saber lo que va a venir para prepararse y actuar antes de que llegue. De cara al futuro no podemos esperar una nueva crisis que empuje la solicitud de asistencia financiera de emergencia, sin haber incorporado antes planes de adaptación y mitigación. De hecho, la ejecución de esos planes en un futuro próximo serán requisitos para obtener las líneas de crédito, tanto para auxilios excepcionales como para el desarrollo regular. Bajo esta perspectiva es donde las consultoras ambientales pueden tomar un papel importante en la planificación del desarrollo.

El río Colorado, otro de los cursos de agua que padecen las contingencias climáticas.
P: ¿Cuál sería el rol de las consultoras ambientales?

R: De nexo. Los organismos científicos producen conocimiento respecto a los procesos climáticos y biológicos, sus causas y también sus consecuencias sobre la sociedad. Los cuerpos políticos en sus diferentes escalas administrativas son responsables de responder a estas alertas, al menos de dos maneras: promoviendo proyectos innovadores basados en la sustentabilidad o generando marcos regulatorios que adecúen las actividades vigentes según pautas sustentables. En el medio, las consultoras ambientales somos equipos profesionales con capacidad técnica para interpretar y aplicar los avances científico-tecnológicos en los diferentes procesos productivos, y asesorar en la elaboración de marcos legales y fiscalizar su cumplimiento. Una consultora ambiental es una estructura independiente y especializada que asegura el cumplimiento de muchos de los objetivos actuales de la administración pública y de las grandes corporaciones.

"Las consultoras ambientales somos equipos profesionales con capacidad técnica para interpretar y aplicar los avances científico-tecnológicos en los diferentes procesos productivos, y asesorar en la elaboración de marcos legales y fiscalizar su cumplimiento".

P: ¿Cómo funciona en la región este esquema de vínculos y coordinación entre los ámbitos de ciencia, política y consultoría?

R: No está todavía completamente extendido y tiene algunos vicios. En el último tiempo se han visto iniciativas prometedoras, aunque parecieran estar en fase de desarrollo. La provincia de Río Negro encargó a la Fundación Bariloche un inventario de Gases de Efecto Invernadero, lo que fue una base clave para delinear proyectos de envergadura como el de Hidrógeno Verde. También salió la Ley 5140 de Cambio Climático, y se anunciaron otras vinculadas a un mercado de compensaciones de carbono, aunque no están claros los mecanismos de ejecución de estas leyes. Lo mismo pasa en Neuquén respecto al reciente Decreto 1320. El decreto establece la inclusión de criterios de sustentabilidad en la obra pública, pero hasta ahora es una declaración de intenciones en tanto no se ha reglamentado. En ese marco las consultoras ambientales locales tenemos mucho para ofrecer, tanto en la reglamentación como en la posterior fiscalización.

Incendios, otra de las consecuencias de la crisis ambiental que padece la región.
P: O sea que lo que hace falta es una regulación más clara...

R: En parte es eso. Pero cumpliendo las regulaciones vigentes también se extendería el campo de acción de las consultoras locales. En la región las consultoras fundamentalmente brindan servicios a las operadoras de hidrocarburos para cumplir requisitos estipulados por las Autoridades de Aplicación Ambiental y Recursos Hídricos entre otros, lo cual no son tareas menores. Pero representan solo una porción del potencial que tienen para ofrecer al desarrollo territorial de la región. El Programa DAMI II, que se impulsa con fondos del BID, tiene entre sus objetivos la elaboración de planes de prevención de riesgos ambientales en la Región Metropolitana Confluencia que se adjudicaron a una empresa suiza y una de Capital Federal, lo que por un lado abre interrogantes sobre los liderazgos ambientales locales. Pero viendo que entre las primeras tareas que proponen se incluye un relevamiento de la información actual y de las infraestructuras instaladas, cabe preguntarse si la trayectoria de las empresas basadas en el territorio no representa ninguna ventaja en términos de eficiencia e idoneidad.